De vez en cuando es gratificante leer alguna de las opciones de nuestros usuarios. Os dejamos esta reflexión de Carme Mª Martínez Arribas:

REFLEXIÓN FINAL

Si hace unos meses nos preguntasen qué es el MEDTING, probablemente la mayoría  de nosotros, desconoceríamos la respuesta. Pero más preocupante podría resultarnos, después de casi seis años de carrera y habiendo estudiado asignaturas como Ginecología y Radiología, el hecho de no saber enfocar de modo adecuado, como así nos ocurría hasta el inicio de este trabajo, un caso clínico de algo tan común en nuestros días como es el Cáncer de Mama.

Algo comenzó a cambiar a principios de este año, cuando mis compañeras y yo comenzamos esta ?aventura?. Sí, había preocupación como es lógico, pero a la vez teníamos ilusión por hacer algo diferente a los trabajos basados en la metodología tradicional que veníamos haciendo hasta ahora. Pero sin duda, lo que más compartíamos todas era la motivación por ser capaces de, dicho de un modo vulgar, ?jugar a ser médicos?. Y es que por fin teníamos un caso que poder seguir desde su inicio, aunque fuese de un modo retrospectivo; en el que poder comentar si los procedimientos diagnósticos y terapéuticos eran adecuados, tanto entre nosotras como interaccionando con personas con un nivel de conocimiento de la materia superior al nuestro, como es el caso de la Dra. Soria, a la que queremos darle las gracias por su atención y disponibilidad. Y por supuesto a nuestro tutor, el Dr. Alonso Farto, queremos agradecerle su ayuda, sus facilidades para aportarnos información, su asesoramiento, su paciencia ante nuestras reiteradas visitas y también, cómo no, sus correcciones y preguntas, base de cualquier aprendizaje.

Poco a poco fuimos avanzando y de ello fueron surgiendo nuestros comentarios. Hemos intentado que fueran extensos y documentados bibliográficamente como así se nos solicitó cuando se nos propuso este reto. Hemos pretendido que fuesen lo más explicativos posible, para que no solamente los especialistas en la materia pudiesen aprender con nuestro caso. Hemos procurado que tanto las imágenes como los vídeos añadidos se adaptasen a la esencia de la plataforma en la nos encontramos, que por algo es conocida como el Youtube de los médicos; haciendo  un inciso en relación con esto para señalar que todos los vídeos tienen permiso de utilización y reproducción, por lo que también nos gustaría desde aquí dar las gracias a instituciones como la Clínica Universitaria de Navarra y muchas otras, que no sólo no tuvieron reparos para compartir con nosotros su material audiovisual, sino que nos aportaron sugerencias para mejorarlo. Gracias a ello, podemos mostraros nuestro material multimedia con la seguridad de que tenemos un amparo legal, que en los tiempos que corren, no viene nada mal.

Y así fue pasando el tiempo y llegamos a este comentario final, donde también, cómo no, me gustaría hablar un poco de la paciente, pues no debemos olvidar que los pacientes son la esencia de nuestro futuro trabajo y por y para ellos tenemos la obligación y el deber de aprender de proyectos como éste.  No podemos estar  plenamente felices, no podemos decir que nuestra paciente esté curada. Tampoco  podemos garantizarle una larga supervivencia, no sólo porque nada se puede garantizar, como todos sabemos, en medicina, sino porque el pronóstico, como ya venimos desarrollando a lo largo de todos nuestros comentarios, no es muy bueno. El cáncer, la gran epidemia de nuestro siglo, no siempre es una sentencia mortal, pero lamentablemente en estadios metastásicos como éste, no podemos hablar de erradicar la enfermedad. Sin embargo, nuestra paciente ha conseguido superar ya dos años y medio desde el diagnóstico inicial, algo que no hace tanto tiempo sería impensable.  Y es con ello con lo que debemos quedarnos, con el hecho de que se ha podido ayudarla, se ha mejorado su calidad de vida y se han puesto todos los medios disponibles a nuestro alcance a su disposición.  Es entonces, cuando todo lo humanamente posible se materializa con nuestros pacientes, cuando la profesión médica alcanza su máximo  y es por tanto hacia donde debemos dirigir todo nuestro empeño.

Como todo lo que empieza termina, nos gustaría concluir con la idea con la que comenzamos. En marzo de 2011, todas nosotras sabemos ya que MEDTING es una plataforma que nos permitirá en un futuro no tan lejano y adaptándonos a las nuevas tecnologías, compartir casos de nuestros pacientes y que por tanto constituirá una gran ayuda profesional. Pero hoy por hoy, MEDTING nos ha permitido realizar un trabajo dinámico, en el que hemos aprendido a tratar a una paciente oncológica desde un punto de vista multidisciplinar y algo también muy importante, a trabajar en equipo (que también nos será sin duda de utilidad en nuestro futuro laboral). Y dicho esto, para finalizar, cómo no, gracias a mis compañeras, habéis sido un grupo fantástico.

This entry was posted in Projects & Case Studies. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>